Efectos secundarios de los corticoides: ¿hay que tener miedo?